Un men menos

Un men menos

No creo que esta manera de pensar sea común,  pero me parece que al menos es un buen un concepto a estudiar.

En lugar de contar los men hacia adelante debería hacerse hacia atrás. Me explico, al oir tres veces men interiormente contamos 1, 2 y 3. Es como si cada vez tuviéramos más cuando en realidad tenemos menos. El ejercicio tiene como finalidad aprender y corregir, por tanto por cada repetición tenemos una oportunidad menos para corregir.

Pensar en un men más hace que bajemos la intensidad, que seamos presa del cansancio o el tedio. Un men menos, sin embargo, nos apremia a esforzarnos más, y nos hace ser más conscientes de que las oportunidades son limitadas.

Ampliar un poco este concepto al ámbito de una clase nos obliga a subir la intensidad a medida que el final se acerca en lugar de bajarla. Apremiarnos a darlo todo antes del final.

Con este sentimiento, en un combate cada ataque es una oportunidad menos de conseguir un ippon. Debemos no desperdiciarla, primero esperando a tener una buena oportunidad, pero más importante, ejecutando ataques correctamente, con intensidad y zanshin. En los ataques que recibimos, si nos limitamos meramente a pararlos perdemos una oportunidad de realizar una contra, y por lo tanto un ippon.

Podemos ir aún más allá y aplicarlo a nuestro camino de kendo, donde en lugar de centrarnos en lo que llevamos recorrido debemos centrarnos en lo que nos falta por andar. No pensar en los logros conseguidos que una vez conseguidos  son sólo un lastre para lo que realmente importa;  todo lo que nos queda por aprender y mejorar.

Finalmente debemos ser conscientes que en nuestra vida podremos hacer un número limitado de ataques. Puede que sea un número grande pero se va reduciendo poco a poco.

Dependiendo de con que edad empezamos y de la frecuencia e intensidad de los entrenamientos, en total sólo podremos hacer unos 2 millones de men en nuestra vida. Mejor aprovechar cada uno de ellos.